Autoridades regionales prohibirán construcciones ajenas a la actividad agrícola en el oasis calameño

Publicado el 22/10/2014

* El seremi de Agricultura y el alcalde de Calama comprometieron su apoyo para defender el oasis loíno ante la construcción de obras ajenas a la agricultura en terrenos con potencialidad agrícola.

Hasta el centro nocturno Heaven, emplazado en el sector poniente de Calama, en medio del oasis, llegaron el seremi de Agricultura, Jaime Pinto, el alcalde loíno, Esteban Velásquez, y representantes de la Asociación de Agricultores de Calama (Asac), a ratificar su compromiso de restringir las construcciones ajenas a la agricultura en terrenos con potencialidad agrícola tanto en el sector rural como urbano, a fin de resguardar el oasis calameño y potenciar a la pequeña agricultura familiar.

“Tenemos de marco a nuestras espaldas la disco Heaven cuya construcción fue posible porque la administración anterior entregó un permiso correspondiente al Informe Favorable para la Construcción, autorizando en un sector agrícola y rural el desarrollo de una actividad económica ajena a la agricultura. Por lo tanto, queremos manifestar en conjunto con el municipio que no permitiremos situaciones como estas y que no cederemos ningún centímetro más de oasis”, explicó el secretario regional ministerial de Agricultura, Jaime Pinto.

La máxima autoridad del Agro, además, manifestó que “el Gobierno Regional a través de la seremía de Agricultura tiene un norte que es la defensa del oasis. En ese sentido nos hemos comprometido con nuestros agricultores a no dar espacio a ninguna otra actividad que no sea la agrícola, ya que más allá de los productos que se cultivan en la zona, este sector productivo está cargado de cultura y tradiciones que tenemos que preservar y es justamente en esa tarea la que estamos empeñados”.

Fueron los mismos integrantes de la Asac quienes alertaron a la antigua administración de las irregularidades cometidas por el propietario del centro nocturno, quien comenzó a construir sin el Informe Favorable para la Construcción que otorga Agricultura, y donde el seremi es la autoridad que permite o deniega la autorización. Pese a dicho incumplimiento del Art. 55 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, el propietario en su intento por seguir adelante la construcción, finalmente obtuvo la autorización por parte del ex seremi para construir el centro nocturno.

El alcalde de Calama, en tanto, expresó que “estamos frente a un hito relevante porque hoy día existe un trabajo cohesionado con el Gobierno y el seremi de Agricultura que refleja un trabajo en terreno mancomunado. Nosotros como municipalidad de Calama a través de la Dirección de Obras Municipales tenemos competencia dentro de lo que indica el plan regulador pero fuera de esta en sitios rurales es Agricultura la entidad que debe pronunciarse, y en administraciones políticas pasadas hay que decir que se autorizaron construcciones que no correspondían”.

En ese sentido, el compromiso de las autoridades regionales del Agro son proteger el oasis de Calama y junto con ello fortalecer a la pequeña agricultura familiar campesina. En ese sentido, se ha articulado un trabajo de coordinación entre el Gobierno Regional, la seremía de Agricultura y el Municipio de Calama que busca resguardar la agricultura local no permitiendo ni autorizando más construcciones de este tipo, comprometiéndose a que la disco Heaven será el último proyecto autorizado.

Esta es una lucha que desde hace años vienen persiguiendo los integrantes de la Asac, quienes buscan frenar las alarmantes cifras que manejan y que dan cuenta de un oasis en peligro, ya que de un total de 8 mil hectáreas agrícolas que poseía el oasis hace 40 años, en la actualidad tan sólo existen 800.

Esteban Araya, presidente electo de la Asociación de Agricultores de Calama, dijo que “agradezco al alcalde y al seremi de Agricultura que están apoyando la defensa del oasis de Calama y porque aquí estamos hablando de un oasis agrícola, patrimonial y arqueológico. Mientras esté yo a la cabeza de la ASAC no se van a construir nuevas obras en el oasis porque existen sitios eriazos que se pueden ocupar para construir proyectos inmobiliarios u otras obras con fines ajenos a lo agrícola”.