Estudiantes antofagastinos realizaron trabajo comunitario en la comunidad indígena de Socaire

Publicado el 04/02/2015

* Alumnos de los colegios San Luis y Santa María conocieron la realidad del poblado indígena y junto a los comuneros realizaron trabajos agrícolas para fortalecer su principal fuente laboral.

Desmalezar terrazas de cultivos,  cosechar alfalfa, limpiar canales de regadío, armado de corrales de piedra para distintos animales y la construcción de un muro a un costado de la cancha del pueblo fue el trabajo comunitario que ejecutó un grupo de alumnos de los colegios San Luis y Santa María en la comunidad indígena de Socaire.

Los trabajos que tuvieron una duración de 15 días en los cuales los estudiantes renunciaron a sus vacaciones, lograron conocer la realidad que enfrentan los agricultores y regantes de este  pueblo atacameño ubicado a 86 kilómetros de San Pedro de Atacama, a una altura de 3.438 metros sobre el nivel del mar, se dedican a cosechar habas, papas moradas, quínoa, maíz y alfalfa, entre otras hortalizas, lo cual convierte a esta localidad en una comunidad netamente agrícola, cuyo trabajo productivo fue fortalecido con la labor de los alumnos quienes además conocieron de cerca el valor patrimonial que poseen y preservan día a día los comuneros.

En ese contexto, Javier Brito, alumno del Colegio San Luis explicó que “ha sido una experiencia bastante buena y bonita porque me ha permitido trabajar de verdad y sentir lo que la gente todos los días vive y eso es algo súper valorable para mí. Al comienzo dábamos “la hora” con las picotas y poco a pocos nos fueron instruyendo y eso fue bonito porque trabajar con conjunto con la comunidad es algo impagable.

En tanto, la alumna del Colegio Santa María, Camila Fernández, dijo que “hemos compartido con la gente y eso nos ha permito ponernos en los zapatos de ellos, y por lo tanto podemos entender lo que ellos sacrifican para poder seguir viviendo. Ayudar a la personas en el hecho de sacar malezas o plantar fue algo muy bonito porque es algo que no sabía y me puede servir mucho a futuro”.

Gonzalo Jiménez, el jefe de campamento y ex alumno de San Luis, confirmó que el próximo año volverán a Socaire para seguir trabajando con la comunidad ante la buena disposición y entusiasmo de la comunidad. En esa línea, Juan Plaza, representante del pueblo, explicó que “este trabajo realizado con la ayuda de estos alumnos nos ha servido para dar cumplimiento a nuestros objetivos que apuntan a mejorar la calidad de vida de nuestros niños, no es para nosotros sino que para la juventud que viene adelante, para darle más oportunidades a ellos”.

Ante el compromiso de los alumnos por potenciar a la pequeña agricultura familiar campesina que se desarrolla en Socaire, el secretario regional ministerial de Agricultura, Jaime Pinto, manifestó que “felicitamos a estos colegios por el hecho de venir a compartir con la comunidad lo cual les permite a los alumnos también darse cuenta de una realidad, una tremenda desigualdad que tenemos en las comunidades indígenas, sobre todo en Socaire que en los últimos años a través de nuestra cartera lamentablemente no recibió aportes para su desarrollo. Y es por eso que hoy como gobierno estamos empeñados en hacernos presente con proyectos productivos que van en la línea de mejorar la calidad de vida de los agricultores del sector, y con ello obviamente romper con la desigualdad que es uno de los principales ejes que tiene el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet”.