Abordan variantes de la violencia ejercida por motivos de género en la Región de Antofagasta

Publicado el 04/05/2015

* Sernam llama a mujeres migrantes a hacer la denuncia oportuna, toda vez que en dos femicidios frustrados cometidos este año en contra de extranjeras en la zona, no hubo persistimiento en las denuncias.

La violencia ejercida en contra de las mujeres en manifestaciones que no sólo compete el ámbito intrafamiliar fue abordada por el Servicio Nacional de la Mujer en una jornada regional que reunió al personal de los Centros de la Mujer y Casas de Acogida de Antofagasta, Tocopilla y Calama, más profesionales que trabajan en este tema en Taltal.

En la jornada, que reunió a más de treinta profesionales, la directora del Sernam, Marianne San Francisco Cerezo, afirmó que “la violencia ejercida por motivos de género hace necesario revisar la actual ley de violencia intrafamiliar y de esta forma avanzar en una normativa integral para sancionar las diferentes formas de violencia contra las mujeres y no sólo aquella que se vive al interior de las familias o en el contexto de las relaciones de pareja o ex pareja”.

Es por ello que el profesional de la línea de prevención del programa Violencia Contra las Mujeres -VCM- de Sernam de nivel central, Raúl López Cancho, afirmó que como Servicio  se encuentran empeñados por articular una modalidad de trabajo que atienda la problemática de la violencia en sus múltiples variantes atendiendo la particularidad de cada comuna y región.

En esta zona “existen aspectos de vulnerabilidad en el proceso de la migración, y es por ello que  nuestro mensaje es (que las mujeres) hagan la denuncia para activar las redes de protección y sanción. Es importante que este proceso de denuncia cuente con el acompañamiento de otras personas, por redes familiares, vecinos y comunidad en general”, afirmó López.

Agregó que las leyes chilenas protegen a las mujeres en el territorio nacional independiente de su nacionalidad, debido a lo cual “hay medidas de protección para este tipo de situaciones, las mujeres no deben tener miedos a ser deportadas porque hay medidas de protección para ello”.

En los últimos dos años 28 extranjeras fueron atendidas en el Centro de la Mujer de Antofagasta, 73 en el Centro de Calama y 21 en Tocopilla. En tanto que la Casa de Acogida de Antofagasta albergó en este mismo periodo a 13 mujeres migrantes, más otras seis en la Casa de Calama.

Durante la jornada, analizaron otras manifestaciones de violencia que no están en el contexto intrafamiliar como el acoso sexual callejero, la trata de personas, la violencia obstétrica y la educacional, las cuales “tienen como causa común los roles estereotipados de género y que limitan el modo en que debemos comportarnos hombres y mujeres”, sostuvo López.

Los equipos recibieron las orientaciones de parte de otros profesionales provenientes de la Unidad de Migración y Derechos Humanos de la Gobernación de Antofagasta, la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores -Briseme- y la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Antofagasta.