Vecina antofagastina encontró Iguana en su patio y la entregó al SAG

Publicado el 24/06/2015

Con un particular visitante se encontró una vecina del centro de Antofagasta, quien al salir a su patio se topó con una iguana.

 Al percatarse de la particular visita, la mujer se encargó de brindar los primeros cuidados y luego de un par de días, preocupada por la salud y legalidad  del animal  decidió dar aviso al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

Fue en ese entonces, que el personal especializado del SAG se acercó hasta la vivienda para retirar al intrépido reptil y verificar que se trataba de una iguana verde conocida científicamente como Iguana iguana.

El reptil fue trasladado hasta las dependencias del SAG para ser chequeado por el médico veterinario del recinto, quien indicó que el animal se encontraba en perfectas condiciones y que tenía una edad aproximada de 2 años.

Las buenas condiciones en las que se encontraba el animal  y su adaptabilidad con los humanos, dio señales de que el animal podría tener un dueño preocupado, por lo que se realizó una revisión de las personas que mantienen inscritos a este tipo de reptiles y se logró dar   con el propietario del animal, quien se dirigió de inmediato hasta las oficinas del Servicio Agrícola y Ganadero de Antofagasta para demostrar mediante los documentos necesarios que la iguana llamada “Yoshi” era de su pertenencia.

“Durante el día viernes recibimos una denuncia sobre la presencia de una iguana en el patio de una vecina, la cual fue retirada por nuestro personal para ser diagnosticada  y donde felizmente se pudo dar con el dueño del reptil” indicó la directora Angélica Vivallo.

Además señaló que las iguanas se encuentran protegidas por la Convención Internacional sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, CITES, por lo que el SAG debe fiscalizar la tenencia legal de este tipo de mascotas e hizo un llamado a los tenedores de fauna exótica a mantener responsablemente  a los animales para que éstos no se escapen de sus hogares pues  de no ser encontrados sus dueños, éstos son enviados a centros de rescate.