Terminarán pavimentación en lado argentino hasta el Paso de Sico

Publicado el 26/02/2016

Compromiso fue comunicado por el Administrador General de Vialidad Nacional a autoridades de la Provincia de Salta.

En la Ruta 51, que une la ciudad de Salta con el paso fronterizo de Sico, los casi 150 kilómetros que aún faltan por pavimentar estarán terminados de aquí a cuatro años. A más tardar el próximo año se terminará la pavimentación entre la cuesta Muñano y el pueblo de San Antonio de los Cobres. 

Así lo comunicó el Administrador General de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, al  ministro de Ambiente y Producción Sustentable de Salta, Javier Montero, en una reunión en Buenos Aires, quien estuvo acompañado de los Secretarios de Minería, Ricardo Salas; de Asuntos Agrarios, Flavio Aguilera y de Industria, Diego Dorigato, además del titular de la Dirección de Vialidad de Salta, Gerardo Villalba.

Según consigna una noticia difundida por la Dirección de Prensa del Gobierno de Salta, “el funcionario nacional señaló a todos los presentes que Vialidad Nacional tiene previsto reactivar en el corto plazo los trabajos de pavimentación que se venían desarrollando en el tramo Muñano – San Antonio de los Cobres, mientras que próximamente se licitará el tramo Campo Quijano – Chorrillos, considerado el más complejo de toda la traza, ya que corre por la quebrada del río Toro. Comentó, además, que el Gobierno Nacional aspira a concluir antes del final del actual mandato presidencial la pavimentación de la Ruta 51 hasta el Paso de Sico, en el límite con Chile”.

En una visita realizada a comienzos de febrero a las provincias de Jujuy, Tucumán y Salta, el intendente de Antofagasta, Valentín Volta Valencia, se fue por el Paso de Jama y regresó por el Paso de Sico. Así pudo constatar que no sólo faltaba pavimentar esos tramos en el lado argentino, sino también en territorio chileno. Por ello, dispuso que el SEREMI de Obras Púiblicas presente próximamente al CORE la solicitud de cofinanciamiento para la pavimentación faltante entre Socaire y el Paso de Sico, así como avanzar en la formulación del proyecto que mejorará primero y pavimentará después la conexión directa entre Socaire, Peine y Baquedano, pasando por el Salar de Atacama, lo que evita dar la vuelta por Toconao, San Pedro de Atacama y Baquedano. Esto implica un acortamiento de la ruta con Salta en más de 100 kilómetros, lo que generaría más uso del Paso de Sico, que está funcionando como complejo fronterizo integrado de cabecera única desde noviembre del año pasado. Esto es, un solo control en la frontera, al actuar en forma conjunta los funcionarios chilenos y argentinos, tal como ocurre en el Paso de Jama.